White Dog

vlcsnap-2020-02-16-00h33m05s626

Después de años de no mirar nada de Samuel Fuller me reencuentro con White Dog, una película que cuando vi por primera vez me parecía diferente a las demás, seguramente por no pertenecer a lo que sería su etapa de estudios (como la mayoría de lo que viene después de The Big Red One). Esta vez noto a Fuller presente en todos lados, no solo en el tema del odio, fundamental desde el principio, pero también en una cierta sencillez técnica que a veces hasta roza la desprolijidad. Fuller hacía mucho algo que también supe que alguna vez hizo Ford. Para evitar que se manipule demasiado la película en el montaje, ciertas escenas las registraba en una sola posición de cámara. Por eso podemos notar en películas como Shock CorridorRun of the Arrow que algunos momentos tienen reencuadres forzados, subrayando alguna expresión, tratando de crear primeros planos donde no los hay. En White Dog hay un momento fundamental cuyos hilos me hubiese gustado olvidar. Pero cuando el momento llegó en la revisión, ahí estaba el recuerdo latente. La toma en la que la dueña del perro lo abraza, cerca del final, y cuyo movimiento es circular, rodeándolos hasta llegar a la cara maligna del perro, en realidad fue filmada alrevés. Se nota perfectamente en los parpadeos tanto de ella como del perro. Mi intuición me dice que probablemente se haya filmado así deliberadamente por una cuestión del entrenamiento del perro actor, al que seguramente le resultaba más fácil pasar de la cara agresiva a la no agresiva. La otra opción podría ser que Fuller haya filmado ese plano como parte de otro final posible. Aunque sería inútil tratar de afirmar algo más que el simple hecho de que es una decisión concreta de su director y no una manipulación posterior como en los casos anteriores. En Fuller la desprolijidad no es un defecto, porque en ciertos casos potencia a su cine.
Sigue leyendo

Outrage

01-outrage

Guion: Collier Young, Malvin Wald, Ida Lupino | Dirección: Ida Lupino | Año: 1950
Con: Mala Powers, Tod Andrews, Robert Clarke, Raymond Bond, Lillian Hamilton | País: Estados Unidos

Las películas que dirigió Ida Lupino contaron siempre con un factor de polémica que a simple vista se nota en todo lo que las rodea, todas encuadran en esa lógica de la clase B norteamericana de explorar nuevos territorios, donde los conflictos se dan de manera más pura o inmediata y jugando con el estilo de los titulares de color, con temas calientes. Como en The Bigamist (1953), Lupino juega con tabúes, y en este caso se trata de una violación, en una película donde la palabra rape no se dice ni una sola vez. Sigue leyendo

Gun Crazy

gun crazy 1

Guion: MacKinlay Kantor, Dalton Trumbo | Dirección: Joseph H. Lewis | Año: 1950
Con: Peggy Cummins, John Dall, Berry Kroeger, Morris Carnovsky, Annabel Shaw | País: Estados Unidos

La mayoría de los noirs no suelen tener tantas de las marcas estilísticas por las que conocemos al género. Tal vez sea algo que quedó instalado desde la vieja afirmación de que es heredero del cine expresionista alemán. En muchos casos, lo negro del noir pasa más por la naturaleza del universo diegético y lo oscuro de sus conflictos. Las que son marcadamente expresionistas tienden más a volver barroco todo lo que hay en la imagen. Gun Crazy está en el segundo grupo, mucho más cerca de Touch of Evil (Welles) que de Out of the Past (Tourneur). Sigue leyendo

Inazuma (Relámpago)

INAZUMA3

Guion: Sumie Tanaka (Novela: Fumiko Hayashi) | Dirección: Mikio Naruse | Año: 1952
Con: Hideko Takamine, Mitsuko Miura, Kyôko Kagawa, Kumeko Urabe | País: Japón

Inazuma es un clásico shōshimin-eiga de mujeres, el género japonés de conflictos familiares y cotidianos en el que también se destacó Yasujiro Ozu. Hideko Takamine interpreta a Kiyoko, una joven con dos hermanas y un hermano. Los cuatro son hijos de la misma madre pero de distintos padres, todos ausentes o muertos, lo cual ya de entrada nos obliga a indagar más entre sus vínculos. Kiyoko trabaja haciendo de guía turística en un micro que pasea por la ciudad de Tokio, pero sobre ella ejercen constantemente la presión del matrimonio. Sigue leyendo

Los leales 47 Ronin

theloyal47ronin

Genroku Chûshingura (Kenji Mizoguchi, 1941)

La vía del Samurái exige, entre otras cosas, que se esté siempre dispuesto a someter a prueba la firmeza de su resolución. Noche y día, el Samurái debe seccionar sus pensamientos y preparar una línea de acción. Según las circunstancias puede ganar o perder. Pero evitar el deshonor es un hecho distinto de la victoria o de la derrota; para evitar el deshonor tal vez le será necesario morir.

HAGAKURE. El código secreto del Samurái. Yamamoto Tsunetomo

Como film de propaganda para la Segunda Guerra Mundial, Los leales 47 Ronin es  inusual. Donde uno puede esperar una glorificación de las batallas, lo que se nos presenta es una película de cuatro horas de duración donde todo lo que es acción queda afuera. Dos hechos centrales están fuera de campo: el seppuku del señor Asano, y la posterior venganza de sus cuarenta y siete seguidores, donde la cabeza del señor Kira es cortada. Sigue leyendo

La Maldición de las Mujeres Monstruo

barbarasteele3

Me voy a explayar un poco en algunos puntos que traté en posts anteriores sobre el lugar de lo femenino en diversas películas, pero ahora principalmente en películas fantásticas. Con este título que parece sacado de un film de Val Lewton centrémonos un poco en las mujeres que se convierten en figuras monstruosas. En algunos casos será simbólicamente, en otros literalmente. Sigue leyendo

La más bella de todas

preston3

y lo que pasó por el cine
y conservó
su marca
ya no puede entrar
en otra parte
Jean-Luc Godard

El cine es la única de las artes que fue capaz de recordar, comprender y aprehender a todas las demás. Todo lo que pasa por el cine se transforma y pasa a ser otra cosa, y todo arte contemplado por el cine tiene la chance de mostrar su dimensión más perfecta. Podemos pensarlo en algunos casos. Sigue leyendo

El trabajo del espectador

PlanetX1

Sobre The Man from Planet X (Edgar G. Ulmer, 1951)

En alguna entrevista con Mick Garris, John Landis hizo una apreciación muy simpática sobre las películas de monstruos. Decía que cuando ellos eran jóvenes uno miraba una película clase B y la sensación que te quedaba era que la película había estado muy buena pero que la criatura era una cagada y poco creíble. A partir de los 80’s la sensación era la contraria, la película era la que era una cagada, pero che, ¡qué bien hecha que está la criatura! Es una lógica que se invirtió y que tiene que ver más que nada con la voluntad por hacer cine, y por respetar lo que se está contando. Sigue leyendo

Pillow Shots

floating-weeds

Puntualidades sobre Floating Weeds (Yasujiro Ozu, 1959)

Sus famosos planos vacíos no valen sólo por su tiempo. Reorganicemos las jerarquías, el tiempo está en función del fuera de campo. En este caso, con las distancias, sigue una puja entre naturaleza y modernización: con el correo lo que está lejos ya no está tan lejos. Más que un plano sobre el tiempo es un plano sobre las distancias. Para los problemas que de ellas surgen, está la película, y su historia.